Documento de investigación sobre la adicción a los teléfonos inteligentes entre los estudiantes

Se prepar√≥ de acuerdo con la bibliograf√≠a, y consta de preguntas relacionadas con las caracter√≠sticas sociodemogr√°ficas de los adolescentes, el rendimiento escolar, la familia, las relaciones con los amigos, el estado del sue√Īo y el grado de uso de las redes sociales. Los niveles de rendimiento escolar y de relaciones se clasificaron como ¬ębuenos¬Ľ, ¬ęmedios¬Ľ o ¬ęmalos¬Ľ en funci√≥n de las declaraciones de los propios estudiantes.

Child Ind Res 14, 2265-2283 (2021). https://doi.org/10.1007/s12187-021-09838-9Download citationShare this articleAnyone you share the following link with will be able to read this content:Get shareable linkSorry, a shareable link is not currently available for this article.Copy to clipboard

Documento de investigación sobre la adicción a los teléfonos inteligentes en Filipinas

El estudio tiene como objetivo evaluar la prevalencia de los síntomas de adicción a los teléfonos inteligentes y determinar si la depresión o la ansiedad, de forma independiente, contribuyen al nivel de adicción a los teléfonos inteligentes entre una muestra de estudiantes universitarios libaneses, ajustando simultáneamente por importantes variables sociodemográficas, académicas, de estilo de vida, rasgos de personalidad y relacionadas con los teléfonos inteligentes.

Una muestra aleatoria de 688 estudiantes universitarios (edad media = 20,64 ¬Ī1,88 a√Īos; 53% hombres) complet√≥ una encuesta compuesta por a) preguntas sobre sociodemograf√≠a, estudios, comportamientos de estilo de vida, tipo de personalidad y variables relacionadas con el uso de los tel√©fonos inteligentes; b) la escala de 26 √≠tems del Inventario de Adicci√≥n a los Tel√©fonos Inteligentes (SPAI); y c) breves cuestionarios de detecci√≥n de la depresi√≥n y la ansiedad (PHQ-2 y GAD-2), que constituyen los dos √≠tems principales del DSM-IV para el trastorno depresivo mayor y el trastorno de ansiedad generalizada, respectivamente.

Aparecieron varios predictores positivos independientes de la adicción a los teléfonos inteligentes, como la depresión y la ansiedad. Podría ser que los adultos jóvenes con el tipo de personalidad A, que experimentan un alto nivel de estrés y un estado de ánimo bajo, carezcan de mecanismos positivos de afrontamiento del estrés y de técnicas de gestión del estado de ánimo y, por lo tanto, sean muy susceptibles a la adicción a los smartphones.

La adicción a los smartphones aumenta en todo el mundo: un metaanálisis de 24 países

Si alguna vez ha extraviado su tel√©fono, es posible que haya experimentado un leve estado de p√°nico hasta encontrarlo. Alrededor del 73% de las personas afirman experimentar este sabor √ļnico de la ansiedad, lo que tiene sentido si se tiene en cuenta que los adultos de EE.UU. pasan una media de 2 a 4 horas al d√≠a tocando, tecleando y deslizando sus dispositivos, lo que suma m√°s de 2.600 toques diarios. La mayor√≠a de nosotros estamos tan ligados a nuestra vida digital que a veces sentimos que nuestros tel√©fonos vibran en nuestros bolsillos cuando ni siquiera est√°n ah√≠.

La dopamina es una sustancia qu√≠mica producida por nuestro cerebro que desempe√Īa un papel estelar en la motivaci√≥n del comportamiento. Se libera cuando probamos un bocado de comida deliciosa, cuando tenemos relaciones sexuales, despu√©s de hacer ejercicio y, sobre todo, cuando tenemos interacciones sociales satisfactorias. En un contexto evolutivo, nos recompensa por comportamientos beneficiosos y nos motiva a repetirlos.

El cerebro humano contiene cuatro grandes ¬ęv√≠as¬Ľ de dopamina, o conexiones entre diferentes partes del cerebro que act√ļan como autopistas para los mensajes qu√≠micos llamados neurotransmisores. Cada v√≠a tiene sus propios procesos cognitivos y motores (movimiento) asociados. Tres de estas v√≠as -la mesocortical, la mesol√≠mbica y la nigroestriada- se consideran nuestras ¬ęv√≠as de recompensa¬Ľ y se ha demostrado que son disfuncionales en la mayor√≠a de los casos de adicci√≥n. Son responsables de la liberaci√≥n de dopamina en varias partes del cerebro, lo que determina la actividad de esas √°reas. La cuarta, la v√≠a tuberoinfundibular, regula la liberaci√≥n de una hormona llamada prolactina, necesaria para la producci√≥n de leche.

Cuestionario de adicción al smartphone

La tecnología móvil se ha extendido rápidamente por todo el mundo. Hoy en día, se calcula que más de 5.000 millones de personas tienen dispositivos móviles, y más de la mitad de estas conexiones son smartphones. Pero el crecimiento de la tecnología móvil hasta la fecha no ha sido igual, ni entre las naciones ni dentro de ellas. Los habitantes de las economías avanzadas tienen más probabilidades de tener teléfonos móviles -en particular, smartphones- y de utilizar Internet y las redes sociales que los de las economías emergentes. Por ejemplo, una media del 76% de las 18 economías avanzadas encuestadas tiene teléfonos inteligentes, frente a una media de sólo el 45% en las economías emergentes.

La posesi√≥n de tel√©fonos inteligentes puede variar mucho seg√ļn el pa√≠s, incluso en las econom√≠as avanzadas. Mientras que alrededor de nueve de cada diez surcoreanos, israel√≠es y holandeses poseen tel√©fonos inteligentes, las tasas de propiedad se acercan a seis de cada diez en otras naciones desarrolladas como Polonia, Rusia y Grecia. En las econom√≠as emergentes, las tasas de posesi√≥n de tel√©fonos inteligentes tambi√©n var√≠an sustancialmente, desde m√°ximos del 60% en Sud√°frica y Brasil hasta apenas cuatro de cada diez en Indonesia, Kenia y Nigeria. Entre los pa√≠ses encuestados, el porcentaje m√°s bajo es el de la India, donde solo el 24% afirma tener un tel√©fono inteligente.