Qué porcentaje del mundo tiene un teléfono móvil 2021

La generación del milenio a menudo ha liderado a los estadounidenses de más edad en la adopción y el uso de la tecnología, y esto se mantiene en gran medida hoy en día. Sin embargo, desde 2012 se ha producido un crecimiento significativo en la adopción de tecnología entre las generaciones de mayor edad, en particular la Generación X y los Baby Boomers.

M√°s de nueve de cada diez Millennials (el 93% de los que cumplen entre 23 y 38 a√Īos este a√Īo) poseen smartphones, en comparaci√≥n con el 90% de los Gen Xers (los que tienen entre 39 y 54 a√Īos este a√Īo), el 68% de los Baby Boomers (entre 55 y 73 a√Īos) y el 40% de la Generaci√≥n Silenciosa (entre 74 y 91 a√Īos), seg√ļn un nuevo an√°lisis de una encuesta del Pew Research Center a adultos estadounidenses realizada a principios de 2019.

Del mismo modo, la gran mayor√≠a de los Millennials (86%) dicen que utilizan las redes sociales, en comparaci√≥n con porcentajes m√°s peque√Īos entre las generaciones mayores. Mientras que la proporci√≥n de Millennials que dicen utilizar los medios sociales se ha mantenido pr√°cticamente sin cambios desde 2012, las proporciones de Gen Xers, Boomers y Silents que utilizan los medios sociales han aumentado todas en al menos 10 puntos porcentuales durante este per√≠odo.

A diferencia de lo que ocurre con los smartphones y las redes sociales, la posesión de tabletas es ahora comparable en la mayoría de las generaciones. En la actualidad, el 55% de los Gen Xers, el 53% de los Millennials y el 52% de los Boomers dicen tener tabletas. Un porcentaje menor de silenciosos (33%) afirma tener tabletas.

Desarrollo sostenible

La tecnología móvil se ha extendido rápidamente por todo el mundo. Hoy se calcula que más de 5.000 millones de personas tienen dispositivos móviles, y más de la mitad de estas conexiones son smartphones. Pero el crecimiento de la tecnología móvil hasta la fecha no ha sido igual, ni entre las naciones ni dentro de ellas. Los habitantes de las economías avanzadas tienen más probabilidades de tener teléfonos móviles -en particular, smartphones- y de utilizar Internet y las redes sociales que los de las economías emergentes. Por ejemplo, una media del 76% de las 18 economías avanzadas encuestadas tiene teléfonos inteligentes, frente a una media de sólo el 45% en las economías emergentes.

La posesi√≥n de tel√©fonos inteligentes puede variar mucho seg√ļn el pa√≠s, incluso en las econom√≠as avanzadas. Mientras que alrededor de nueve de cada diez surcoreanos, israel√≠es y holandeses poseen tel√©fonos inteligentes, las tasas de propiedad se acercan a seis de cada diez en otras naciones desarrolladas como Polonia, Rusia y Grecia. En las econom√≠as emergentes, las tasas de posesi√≥n de tel√©fonos inteligentes tambi√©n var√≠an sustancialmente, desde m√°ximos del 60% en Sud√°frica y Brasil hasta apenas cuatro de cada diez en Indonesia, Kenia y Nigeria. Entre los pa√≠ses encuestados, el porcentaje m√°s bajo es el de la India, donde solo el 24% afirma tener un tel√©fono inteligente.

Sostenibilidad

Si alguna vez has extraviado tu tel√©fono, es posible que hayas experimentado un leve estado de p√°nico hasta que lo han encontrado. Alrededor del 73% de las personas afirman experimentar este sabor √ļnico de ansiedad, lo que tiene sentido si se tiene en cuenta que los adultos en los EE.UU. pasan un promedio de 2 a 4 horas al d√≠a tocando, escribiendo y deslizando en sus dispositivos, lo que suma m√°s de 2.600 toques diarios. La mayor√≠a de nosotros estamos tan ligados a nuestra vida digital que a veces sentimos que nuestros tel√©fonos vibran en nuestros bolsillos cuando ni siquiera est√°n ah√≠.

La dopamina es una sustancia qu√≠mica producida por nuestro cerebro que desempe√Īa un papel estelar en la motivaci√≥n del comportamiento. Se libera cuando probamos un bocado de comida deliciosa, cuando tenemos relaciones sexuales, despu√©s de hacer ejercicio y, sobre todo, cuando tenemos interacciones sociales satisfactorias. En un contexto evolutivo, nos recompensa por comportamientos beneficiosos y nos motiva a repetirlos.

El cerebro humano contiene cuatro grandes ¬ęv√≠as¬Ľ de dopamina, o conexiones entre diferentes partes del cerebro que act√ļan como autopistas para los mensajes qu√≠micos llamados neurotransmisores. Cada v√≠a tiene sus propios procesos cognitivos y motores (movimiento) asociados. Tres de estas v√≠as -la mesocortical, la mesol√≠mbica y la nigroestriada- se consideran nuestras ¬ęv√≠as de recompensa¬Ľ y se ha demostrado que son disfuncionales en la mayor√≠a de los casos de adicci√≥n. Son responsables de la liberaci√≥n de dopamina en varias partes del cerebro, lo que determina la actividad de esas √°reas. La cuarta, la v√≠a tuberoinfundibular, regula la liberaci√≥n de una hormona llamada prolactina, necesaria para la producci√≥n de leche.

Wikipedia

La evidencia acumulada ha demostrado que la distracci√≥n con el tel√©fono m√≥vil, en particular entre los adultos emergentes, es un problema creciente. Se han hecho considerables esfuerzos para contribuir a la literatura proponiendo la pre-ocupaci√≥n cognitiva de la emoci√≥n que act√ļa como un mecanismo subyacente a trav√©s del cual la distracci√≥n del tel√©fono m√≥vil resulta en una reducci√≥n del bienestar psicol√≥gico. El modelo propuesto se apoya en la teor√≠a de la distracci√≥n-conflicto, que revela que los usuarios, con un alto control de la atenci√≥n, afrontan mejor las consecuencias negativas de la distracci√≥n con el m√≥vil. Los datos, formados por 914 estudiantes universitarios de China, se analizaron mediante herramientas estad√≠sticas. Los resultados corroboran que la distracci√≥n con el m√≥vil tiene una relaci√≥n positiva y significativa con la preocupaci√≥n emocional cognitiva, que afecta negativamente al bienestar psicol√≥gico de los usuarios. Nuestros resultados tambi√©n revelan que el control de la atenci√≥n moder√≥ el efecto de mediaci√≥n de la preocupaci√≥n emocional cognitiva en la asociaci√≥n con la distracci√≥n del tel√©fono m√≥vil y el bienestar psicol√≥gico. Tambi√©n se discuten las implicaciones te√≥ricas y pr√°cticas junto con las limitaciones y las investigaciones futuras.